LOGIN
PortugueseEnglishSpanish

Descubre la historia del footvolley

Luiz Claudio Viana - Presidente ACAF

Footvolley: de Río al mundo

En 1965, en pleno apogeo de la dictadura militar en Brasil, se impusieron restricciones a la práctica de algunos deportes en la playa. Así, para eludir la prohibición, un grupo de jóvenes acostumbrados a jugar la “línea de pase” (una especie de altinha con portería y portero), decidió empezar a ocupar una cancha de voleibol en la arena, un espacio que hasta entonces estaba liberado. para ellos.práctica deportiva. Allí nació, en la Rua Bolívar, en Copacabana, un deporte que en ese momento se llamaba “pévôlei”.

Copacabana, 1971 / fuente: Footvolley4ever.com

Todo empezó en una cancha cedida en los ratos libres por miembros del equipo de voleibol que allí jugaba, al grupo de jóvenes que lidera Octavio de Moraes, Tatá, en busca de mantener el balón en el aire. Allí, dentro de esas 4 líneas, con una red de 2,43 m de altura, y bajo la mirada de los policías, surgió con gran creatividad una combinación perfecta de dos de los deportes más populares del mundo, el fútbol y el voleibol.

Al principio, había cinco miembros a cada lado de la red, en partidos interminables, usando solo los pies y la cabeza. Pasados ​​unos meses, se creó la primera cancha exclusiva de footvolley, frente a la Rua Constante Ramos y, hasta mediados de la década de 70, aparecieron nuevas redes en Leme e Ipanema. Así se formaron las primeras rivalidades, entre las únicas cuatro redes de voleibol del mundo.

Con el tiempo, el juego se fue convirtiendo en disputas de dobles, con un nivel técnico cada vez más alto, que, en la década de los 80, atrajo a nombres como Maradona, Jairzinho, Zico, Júnior y Edinho. La participación de los ídolos del fútbol despertó el interés de las principales marcas y cadenas de televisión, que comenzaron a transmitir los primeros campeonatos de este deporte, como la Copa Itaú, en la playa de Ipanema. Así, el deporte ganó aún más proporción nacional, llegando a otras capitales de Brasil, como Brasilia, Recife y Vitória. Esta década también estuvo marcada por la irrupción de talentos como Renan Lemmers, considerado uno de los grandes jugadores de todos los tiempos, que debutó con un título en la Copa Miguel Lemos (Copacabana), en 1985, cuando solo tenía 15 años.

En los 90, jugadores como Romário y Renato Gaúcho quedaron encantados con el footvolley, lo que ayudó a expandir aún más su alcance. En ese momento, aparecieron competencias de nivel nacional en Recife y Brasilia, además de nuevos eventos televisados, como Super footvolley, un desafío 4 × 4 en la playa de Ipanema, en 1999, y transmitido en vivo por Rede Globo. También fue durante esta década que las mujeres comenzaron a integrarse al escenario competitivo con participación en disputas mixtas, con énfasis en nombres como Soraya Oliveira, Valeria Freitas, Marcia Weinzettl y Daniele Razigade.

Maradona, 1985 / fuente: Agência O Globo

A lo largo de este período, el footvolley evoluciona técnicamente, haciéndose más dinámico y plástico, con énfasis en la creación del Shark Attack, inventado por el ex deportista y actual director deportivo, Léo Tubarão.

Aunque ya existen evidencias de la práctica del footvolley fuera de Brasil desde 1980, a partir de 2000, la expansión internacional del deporte fue más destacada, con la introducción de la técnica por parte de brasileños en Portugal, Italia y Estados Unidos. Hoy en día, el footvolley ya se practica en más de 40 países de todos los continentes.

BUSQUEDA
ÚLTIMO

Ver Más

PortugueseEnglishSpanish

Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.